Introducción a Slack: cómo mejorar la comunicación con tu equipo.

CHAN
0

En esta nota te contamos sobre algunas de las herramientas digitales que usamos en CONEXIONHR para hacer nuestro trabajo más dinámico y productivo, para mantener la organización interna y la comunicación fluida. Entre esas herramientas están Slack, Trello y Asana (estos dos últimos cumplen la función de agenda; podes ver un tutorial de Asana en nuestra cuenta de Instagram).

¿Y qué es Slack? Al principio parece un misterio, pero no tiene por qué ser así. Es una herramienta de comunicación para equipos de trabajo, que te permite crear canales (cada canal sería un chat) sobre diversos temas y con distintos miembros. Además, tiene la función de almacenar archivos y vincular tu cuenta con otras aplicaciones (como Google Drive, Zoom y Dropbox). De esta manera, estás en contacto con tu equipo de trabajo, tenés todos los archivos que necesitas organizados en el mismo lugar y podés configurar las notificaciones para enterarte cada vez que haya algo nuevo. Se puede usar en el navegador web o descargando la aplicación, desde slack.com/downloads y en la tienda de apps que uses (está disponible para Android, Windows, IOS, Linux, entre otros).

Lo primero que tenés que hacer es entrar a un espacio de trabajo. Si el espacio al que te querés unir ya existe, necesitás una invitación de alguien que ya sea parte del mismo (llega por mail, revisá todas tus bandejas de entrada), y también podés buscarlo ingresando tu email de empresa o la dirección URL del espacio. Si no existe y estás empezando de cero, podés crear uno nuevo. 

Una vez que entrás al espacio de trabajo de tu empresa, pones tus datos en tu perfil. No es obligatorio completar todos, pero ayuda a que tu equipo te identifique. En la pestaña Ajustes podés hacer otras configuraciones personales, como la zona horaria, el idioma y las notificaciones. 

En la barra de la izquierda vas a encontrar la lista de canales y las otras funciones de Slack.

Cada canal es un chat, tanto privado como grupal, y se pueden crear todos los canales que se consideren necesarios.

Los canales grupales pueden tener tantas personas como haya en cada espacio de trabajo, y permite mandar archivos, emojis y reacciones a los mensajes del chat. También hay un canal individual que sirve para mandarte mensajes a vos mismo, el cual puede cumplir la función que prefieras darle. 

Si hacés clic en el nombre de un canal o una persona en la barra lateral, se abre el chat en el espacio principal de la aplicación, y así podés iniciar conversación. Además, tenés un espacio para escribir borradores de mensajes.

En la pestaña Archivos, vas a encontrar todos los documentos (videos, audios, imágenes, etc.) que envíes y recibas por tus canales. Para mandar un archivo tenés que hacer clic en el clip que aparece al lado del espacio para escribir en cada canal, o podés arrastrar el documento desde una carpeta de tu computadora.

Podés conectar Slack con otras aplicaciones que utilices para trabajar, cada equipo de trabajo elige las que prefiera, y una vez instaladas las puede usar cualquier miembro del equipo. 

Por último, podés invitar a una persona a unirse a tu espacio de trabajo, enviándole una invitación desde la pestaña que aparece cuando haces clic en el nombre de tu empresa en la barra lateral. 

Estas son las funciones básicas que tenés que conocer para utilizar Slack de manera eficiente, aunque también hay otras (como la agenda, los atajos para el teclado, la configuración de notificaciones, y el bot que responde tus dudas, entre otras) sobre las cuales podés aprender ingresando en la aplicación.

Esperamos que esta guía te haya servido para incorporar esta herramienta a tu trabajo. En caso de que tengas alguna duda podés preguntarnos o ingresar en el centro de ayuda de Slack, que tiene información sobre todas las funciones de la app. Te dejamos el link: https://conexion-hr.slack.com/help/requests.

A %d blogueros les gusta esto: