Cómo ser product manager me ayudó a triunfar en el stand up

1_RUf32kaE8TJnWEgZ0xFG1Q
0

Lo que no se mide, no se puede mejorar.

Leonardo da Vinci dijo una vez:, “Una obra de arte nunca se termina, solo se abandona”. Podemos decir, por lo tanto, que ninguna obra alcanza su perfección. Los product owners, ¿debemos hacer lo mismo con nuestros productos?. Hoy les quiero contar una historia personal sobre lo importante de seguir iterando y mejorando nuestras creaciones.


Malas decisiones:

El año pasado tuve la brillante idea de comenzar con clases de stand up. La cual fue seguida por una idea todavía más brillante: comprometerme a subir al escenario para la muestra de fin de año. Este desafío tenia 2 posibles futuros escenarios: deleitar al público y consagrarme como standupero (escenario positivo). O por el contrario, recibir un profundo silencio (escenario negativo).

Me decidí a encarar este proyecto con las mejores herramientas que conozco para elaborar nuevos productos, las de product manager. ¿Que es un product manager? Alguien que se dedica a crear productos exitosos (¡puede fallar!).

Mi roadmap:

Objetivo: Hacer reír al público en la presentación

Producto: Un monólogo cargado de humor

Equipo: Yo solito

Usuarios: La gente que asista a la presentación

Métricas de éxito: Que el público se ría por lo menos durante 1 minuto

Image for post
Manos a la obra!

Armando el backlog:

Comencé con un intenso brainstorming individual, anotando ideas que me permitieran llegar a mi monólogo humorístico. Cuando tenía una buena cantidad de potenciales chistes (stories) que me parecían graciosos, ya tenía listo mi backlog.

Delivery:

Tomando como base las stories comencé a desarrollar párrafos sueltos;estos serían la base del monólogo (el backend). Seguí con el frontend, entendiendo que era necesario no solo ordenar los párrafos, sino también darles un hilo conductor. Cuanto más fluida fuese la interfase de uso (UI) mayor las risas generadas.Con el back y el front end listos, ya tenía un MVP para probar y validar antes del lanzamiento.

MVP 1.0:

Comencé a testear con distintos usuarios que logré reunir ( amigos, pareja, familia, mi perro). Todavía recuerdo el momento cuando comencé con mi monólogo esperando una lluvia de carcajadas y solo consegui algunas pequeñas risas. No entendía como nadie se reía de mi monólogo.

En ese momento lo entendí: El producto estaba diseñado en base a un usuario que era yo mismo, nunca había pensando en el verdadero usuario, en el resto de las personas.

Image for post
2×1

Una hipótesis equivocada:

Había realizado todo mi monólogo suponiendo que el usuario se reiría de los mismos chistes que me hacían reír a mi (primer error).Peor aún, nunca salí a validar esta hipótesis antes de comenzar con el delivery (segundo error). Era ahora de volver a la etapa de diseño y comenzar con una nueva hipótesis.

Pivotando:

Esta vez, me decidí a utilizar un enfoque de design thinking. Comencé realizando encuestas a mis usuarios: les pregunté qué les había gustado del monólogo y qué no. Use el feedback para ajustar cada párrafo, entendiendo qué era lo realmente gracioso para ellos.

Cuando entendí qué los hacía reír, entendí cómo generar valor con mi monólogo. Volví a mi backlog y priorice el desarrollo de ideas que se ajustaran a mi nueva hipótesis.

Image for post
Si te saltas el discovery vas a entregar productos con un valor dudoso

Dualtrack:

Busqué nuevos usuarios y comencé a realizar testeos sobre cada párrafo en particular, generando varias versiones, donde variaba las palabras y los remates, entendiendo que había una combinación que podría maximizar las risas (un A/B testing).

A su vez, testear por párrafos y no todo el texto me permitió ir generando mejoras incrementales en el monólogo. No tenía que esperar a tener todo listo para salir a testearlo, podía acelerar los tiempos de creación (como en un design sprint).

Hipótesis validada:

Con todos los nuevos ajustes sobre el back end y el front end, ya tenía mi nuevo MVP. Uno centrado en hacer reír a los usuarios y no solo a su creador. En las nuevas pruebas los usuarios se reía más que antes, y con cada iteración obtenía nuevos insights para para mejorar la User eXpierence de mi monólogo. Mejoraba el timing y las palabras que utilizaba, siempre buscando que mis usuarios entiendan mejor cada párrafo, lo cual genera más risas!

Image for post

Lanzamiento:

El gran día había llegado, estaba nervioso, era el lanzamiento de mi producto a los usuarios reales. Pero también estaba tranquilo ya que las pruebas habían sido positivas y tenía validada mi hipótesis humorística.

Subí al escenario y comencé mi rutina, al principio había pocas risas (early adopters) pero éstos pronto contagiaron al resto de los usuarios. Todos terminaron lanzando carcajadas. ¡El producto había funcionado! Es más, había superado las expectativas iniciales; calculé que se rieron no menos de 5 minutos.

¿Fin?

Orgulloso, baje del escenario pensando que ya tenía el monólogo más grandioso del mundo; era una rutina perfecta. ¿Perfecta? Ningún producto es perfecto, siempre se puede (y se debe) continuar iterando. Esa noche no solo me había ganado las risas del público, ahora tenía 100 nuevos usuarios que habían validado mi producto. Pero lo más importante es que tenía una decena de usuarios que querían darme su feedback para continuar mejorando mi monólogo.

Image for post
¿Deming habrá estudiado stand up?

PS: Te invito a releer el texto. Pero ahora donde dice “monólogo” y “risas”, reemplazalos por “producto” y “revenue”.


Sobre el autor: Soy Federico Femia: me recibí de ingeniero industrial, soy product owner y estudio Stand Up. Combino estas facetas buscando mejorar día a día como profesional, un mix de skills soft y hard. Mis hobbies son escuchar música y leer sobre nuevas tecnologías. Me pueden contactar en https://www.linkedin.com/in/federicofemia/

A %d blogueros les gusta esto: